[ En español ]

 

Reunión 2005 Alianza Interamericana para el Fortalecimiento de los Derechos de Propiedad Inmueble - Palabras de  Apertura, Felipe Manteiga, MCC

 

Introducción.

 

Excelentísimo Señor Vicepresidente de la República Argentina, Daniel Scioli,  dignatarios que nos honran con su presencia, estimados líderes de la Alianza Interamericana para los Derechos de la Propiedad Inmueble, amigos de años ha, y nuevas amistades, es un gran honor para nuestra joven Corporación del Reto del Milenio -o MCC por sus siglas en inglés- compartir con ustedes el lanzamiento de esta importante reunión de trabajo en el seno de la Cuarta Cumbre de las Américas a la cual se han auto-convocado nuestros presidentes en Mar del Plata.

 

Deseo presentarles a ustedes las disculpas de nuestro vicepresidente John Hewko.  Urgencias de último minuto le han impedido acompañarnos. Argentina es uno de sus países predilectos, la cual conoce bien y la cual tiene una presencia profunda en su vida ya que está casado con una hija de esta bella nación. Su experiencia mundial y su actuación estelar en situaciones claves hubieran enriquecido esta reunión. Pero sus lamentos son mis alegrías, ya que me honró al pedirme que le representara ante ustedes.

 

Estudiando los logros alcanzados por ustedes así como los retos que se aprestan a enfrentar, resalta la gran similitud encontrada entre los valores que animan esta obra con aquellos sustentados por la MCC.

 

Globalización

 

Y por esta razón, quisiera describir las razones por las cuales nace una nueva organización con el explícito mandato de reducir la pobreza a través del crecimiento económico. ¿Por qué? Porque esta Alianza emerge por razones muy similares. Ambas encuentran sus raíces en el acelerado proceso de globalización que transforman las relaciones locales, nacionales, regionales e internacionales. ¿Qué es la globalización?  Sencillamente el mundo se ha convertido, verdaderamente, en una comunidad donde en ciertas formas, las distancias han desaparecido. Sorpresivamente lo global es local y lo local tiene impactos globales. Esta transformación ha desencadenado una vertiginosa corriente de cambios. Transformaciones que llevan al progreso o relegan al atraso. Y aunque las reglas que rigen las relaciones globales son continuamente redefinidas, hay tendencias bien definidas.

 

Las comunicaciones siempre han sido la ventaja competitiva del homo sapiens sapiens.  Hoy, en la “Era del Conocimiento” son el medio aglutinador de la comunidad global. En el pasado por ejemplo, hubiéramos transportado numerosas cajas con múltiples folios con la información del MCC. Hoy, solamente tengo que referirles al www.mcc.gov, nuestra página digital, donde podrán encontrar mucha más información actualizada que en cualquier colección de documentos. Esta primacía de las comunicaciones establece sus propias reglas y disciplinas. Harmonización, estandarización, y comprensión tienen un valor hoy que nunca tuvieron en el pasado. Las rápidas decisiones tomadas en base a  comunicaciones entre Bangalore, en la India, y el Valle de Silicón en los Estados Unidos requieren harmonización y precisión de principios, protocolos y procedimientos.

 

Sabemos que la globalización lleva a la estandarización y a la codificación. Y los resultados golpean muchas veces a los menos preparados. En los países desarrollados, por ejemplo, cada vez se siente más el temor al desempleo. Un analista de la globalización dijo recientemente: “Si uno puede describir un trabajo precisamente, o definir las reglas para hacerlo, el mismo probablemente no sobrevivirá. O se escribirá un programa para que una computadora lo haga, o algún extranjero será entrenado para hacerlo”. Otras  sociedades continúan sus tradiciones y convenciones basadas en comunicaciones lentas y en comunidades aisladas. Las mismas temen a la globalización porque el cambio creado por la misma obliga a reposicionar todas las relaciones sociales existentes. ¿Se puede evitar la globalización? Por supuesto. Muchas sociedades en la historia se han rehusado al cambio, y se quedaron sin futuro, al margen de la historia. Las grandes corrientes migratorias, un síntoma de la globalización, son en parte alimentadas por sociedades que cambian lentamente y obligan a sus hijos a abandonarlas para buscar el futuro que se les escapaba.

 

Principios compartidos por la MCC y la Alianza.

 

Voluntad política de reducir la pobreza a través del crecimiento económico.

 

La globalización demanda una comprensión y adopción de políticas que permitan a los países participar activamente en las nuevas corrientes económicas y sociales. Por lo tanto, las políticas diseñadas para acelerar el crecimiento económico son cada vez más indispensables. La MCC, en respuesta a esta realidad, ha priorizado el papel de políticas positivas encaminadas al crecimiento económico, la reducción de  la pobreza e inversiones efectivas, como uno de sus principios más importantes. Sabemos que sin un crecimiento sostenido por muchos años será imposible eliminar la pobreza. Por esa razón, una condición fundamental para atraer las inversiones de la MCC, es la demostración real de la voluntad política de adoptar políticas que conlleven a un crecimiento inclusivo.

 

La Alianza es una  ambiciosa iniciativa lanzada y nutrida por ustedes. La misma  también descansa solidamente en políticas que permitan capitalizar efectiva y eficientemente los bienes inmuebles y la propiedad en general. Este logro, y la forma en que se alcance será un elemento determinante en el paso y la calidad de un desarrollo acelerado y equitativo. 

 

El encuentro entre la necesidad de codificar leyes, catastros y otros instrumentos establecidos para hacer más transparentes y confiables el acceso, protección, uso y transferencia de la propiedad debe tomar en cuenta las distintas realidades sociales. La tensión entre los mecanismos más ágiles y menos laboriosos y las tradiciones más antiguas probablemente deberá ser cambiada en una nueva fusión. Una combinación que permita la transformación necesaria con medidas encaminadas a cambiar gradualmente sistemas que ya no son viables en una cultura de cambio rápido y de comunicaciones instantáneas. No nos debe extrañar que estos cambios llevarán tiempo. Y la búsqueda de transformaciones drásticas que permitan escapar de la pobreza y crear prosperidad es otro punto afín entre la MCC y la Alianza.

 

Por supuesto, cuando hablamos de propiedad, estamos abordando los intereses de diferentes grupos, incluyendo algunos arraigados  en principios y prebendas del medioevo o en tradiciones  precolombinas. Quizás uno de los retos más importantes sea optimizar resultados en término de usuarios o beneficiarios diferentes. Los entes financieros, por ejemplo, deberían aplaudir un eficiente Mercado de Bienes Raíces —pero ¿quién ofrecería hipotecas si no puede ejecutar la garantía? ¿Deberían protegerse los intereses de quienes no comprenden bien los riesgos de las nuevas medidas y podrían ser víctimas de quienes las dominen a la perfección? El énfasis en transparencia, consulta y educación en los nuevos sistemas se reviste de una nueva urgencia económica, social y política.  

 

Los programas presentados por los países con los cuales formamos nuestras alianzas demuestran lo acertado de las medidas propuestas por ustedes. En las Américas, tanto Honduras como Nicaragua, los dos países miembros de la MCC,  han incluido ambiciosos programas llamados a aumentar el acceso y la seguridad de los bienes inmuebles en sus acuerdos de inversión con nuestra corporación. Honduras, por ejemplo, utilizará la inversión del MCC para mejorar la relación entre el sistema de propiedad y las finanzas rurales.

 

Propiedad Nacional.

 

Otro principio central para la MCC es la propiedad de los programas para los países.  Respaldado por un amplio proceso de consultas, los países determinan sus prioridades y los programas necesarios para alcanzarlos. A su vez, establecen rigurosos mecanismos  de supervisión que provean estrictos controles financieros en el uso de nuestras inversiones. Este principio ha sido aprendido a través de los años. Si los países no sienten los proyectos como propios, si no los poseen, las probabilidades de fracaso aumentan.

 

Ustedes, como líderes de la Alianza, han utilizado este principio desde el nacimiento de la iniciativa. Me complace la visión de mi antigua Alma Mater, USAID, cuando decidió comprometerse con este importante esfuerzo. Pero es mucho más prometedor ver actividades y productos que reflejen las prioridades nacionales y un fuerte liderazgo, tanto político, como técnico, de los países en la región. Este indispensable liderazgo nacional y hemisférico protegerá una estrategia basada en la adopción de medidas adecuadas al contexto económico y social de cada país y, más aún, de cada comunidad. Esta reunión busca reforzar este compromiso con todas las naciones participantes.

 

Nuestra breve historia corrobora la validez de los planteamientos formulados por ustedes.  En la mayoría de las naciones miembros de la familia de la MCC, los gobiernos y la sociedad civil, así como el sector privado, han dedicado recursos significativos de esta inversión a mejorar la codificación de la propiedad, reducir sus costos de transacción, aumentar su transparencia, proteger la equidad, y fortalecer el marco legal y social necesario para llevar a cabo estas transformaciones. No es por casualidad que estas decisiones alrededor del mundo encajan perfectamente con los mandatos formulados por los presidentes en las Cumbres Panamericanas desde 1988.

 

Inversiones efectivas gracias a sus rigurosas evaluaciones y monitoreo.

 

Cuando los líderes mundiales se reunieron en la Cumbre para el Financiamiento del Desarrollo en Monterrey, no sólo aprobaron la necesidad de recursos adicionales. La respuesta del gobierno de los Estados Unidos, por ejemplo, fue la creación de la Cuenta del Reto del Milenio, administrada por la MCC. También se discutió cómo los mismos destinados al desarrollo podrían ser utilizados más eficientemente. Por esa razón, cuando se creó la Cuenta del Reto del Milenio en Enero 23 del 2004, una nueva filosofía determinó que  el éxito no es medido por los insumos sino por los resultados, no por los costos sino por los beneficios, no por los fondos desembolsados sino por los éxitos producidos. La globalización demanda precisión en las medidas para que sus actores puedan ajustar rápidamente sus decisiones a los rápidos cambios ocurriendo alrededor del planeta. Lo mismo ocurre con la inversión hecha para acelerar un crecimiento económico inclusivo.  Por esta razón, la MCC, en sociedad con los países, invierte fuertemente en la medición y el monitoreo del resultado de nuestras inversiones.

 

La Alianza también ha decidido darle una gran importancia a la medición de resultados. El Plan de Manejo, por ejemplo, ofrece un marco de referencia encaminado a facilitar la medición de resultados concretos a través de indicadores y estándares. Éstos, además de medir el avance de los procesos, permitirán identificar el impacto en la economía nacional y rural.  De igual manera, el liderazgo de las Cumbres podrá encontrar instrumentos que permitan calibrar la transformación de la voluntad política en programas concretos.

 

Esperemos que dicha capacidad de apoyar las medidas de líderes políticos, civiles y económicos empeñados en la transformación de sus países obtenga el apoyo de los mismos a la iniciativa. Como todos ustedes saben, sin la voluntad política, las grandes transformaciones requeridas para captar los beneficios de la globalización serán muy difíciles de lograr. Primordialmente, la globalización beneficiará a quienes sepan explotar rápidamente las oportunidades que los fuertes cambios generan. Sin estas transformaciones, la globalización podría causar más costos que beneficios, ya que los retos del mañana no son fáciles de vencer con las soluciones del ayer.

 

Pobreza: equidad y oportunidad.

 

Los retos que enfrentamos en la MCC también sirven para delinear elementos paralelos con la Alianza. Sabemos que el 10 % de la población global se encuentra en países con altos ingresos. Sin embargo, el 90 % del crecimiento se proyecta en países menos acaudalados.  Competir por los mercados del 10% cuando el nuevo mercado se encuentra en el resto del planeta quizás no sea lo más conveniente. No resulta lógico incluir a los pobres en la creación de riqueza. ¿Por qué? Porque su riqueza generará aquella del resto del planeta.  Las nuevas potencias mundiales ejercen su poder a través de una nueva vía: el consumo.  La capacidad de compra determinada por los ingresos y la productividad atrae  inversiones privadas y al conocimiento —la nueva dinámica del poder. 

 

El crecimiento inclusivo, aquel llamado a integrar el futuro 90% de la humanidad en los mercados y la prosperidad global, requiere de un tratamiento muy sutil de la problemática de la equidad. Si bien se debe tratar igualmente a quienes están en igualdad de condiciones, también se deben refinar las soluciones para tomar en cuenta a aquellos que se encuentran en desigualdad de condiciones, sobre todos los más vulnerables. El marco de referencia ofrecido por la Alianza busca abordar esta temática cuando propone principios con soluciones flexibles que incluyen la diversidad en el poder económico y social de las poblaciones. 

 

Un marco de la propiedad que utilice al máximo posible los principios de un mercado bien informado y que, a la vez, ofrezca protección a quienes han vivido o viven al margen del mismo, provee una plataforma ideal para un crecimiento acelerado y ampliamente compartido. Desafortunadamente, temo que esta bimodalidad es más bien una medida de transición. Eventualmente se debe avanzar hacia políticas y procedimientos cada vez más homogéneos o, como lo demuestra repetidamente la historia, aquellos que se traten de proteger, aislándolos del proceso más dinámico del crecimiento económico, acabarán siendo los más perjudicados—otros captarán los beneficios inicialmente concebidos para proteger a los más vulnerables. La experiencia con el crédito rural subsidiado, entre otras, enseñó esta lección.

 

REDES: La Iniciativa está mucho más avanzada que la Corporación.

 

La transformación en la toma de decisiones, la captación del conocimiento y la asimilación del aprendizaje creado por la nueva tecnología, uno de los motores de la globalización, ha sido extremadamente profunda. Y una de sus principales características es el vertiginoso crecimiento de las redes de intereses. Ustedes practican este modelo. Por lo tanto, podrán  captar conocimiento en la red, y llevarlo  a sugerencias  que permitan soluciones concretas, en el marco de referencia descrito anteriormente, y susceptibles a ser medidas precisamente para saber qué debe aumentarse, corregirse o eliminarse. En este campo, la Alianza está más adelantada que nosotros en la MCC. Esperamos poder aprender de ustedes y aplicar sus experiencias tanto en nuestro seno como sugerirla a los miembros de nuestra familia.

 

Conclusión.

 

Para concluir, retorno al hecho de que tanto la MCC como la Alianza trabajamos en un contexto de fuertes transformaciones – económicas, sociales, y políticas – provocados por la globalización. Y compartimos los tres principios que las lecciones aprendidas indican como cruciales para el éxito de programas de desarrollo hoy en día.

 

Quisiera destacar cuatro características de la Alianza:

 

1.      Sus miembros son líderes conjuntos de una agenda compartida.

2.      El poder de las redes digitales y sociales es usado para encontrar soluciones y para llegar a la harmonización, estandarización y comprensión compartidas. 

3.      No se está buscando una varita mágica, sino soluciones comprobadas en la práctica.

4.      La Alianza busca desarrollar un marco de referencia que permita medir dónde es que está progresando el manejo de los derechos de la propiedad inmueble y dónde se debe mejorar.

5.      Los líderes profesionales y políticos en el seno de la Alianza reconocen que el título por sí sólo no es el único requerimiento para lograr la transformación de la pobreza en prosperidad sostenible. 

 

Las recomendaciones técnicas compartidas en esta reunión proveerán, sin duda, una ambiciosa agenda de trabajo. Permítanme cerrar con unos breves puntos, basados en mi experiencia en el campo de las finanzas, el comercio y el desarrollo agrícola y rural, que someto a vuestra consideración de retos que trascienden la labor inmediata de la Alianza pero a cuyas soluciones podrían contribuir: 

 

1        Coadyuvar en el logro de medidas para mejorar la productividad, captar nuevos mercados y reducir riesgos. Es decir, cómo lograr un mejor acceso a la tecnología adecuada, identificación de mercados más promisorios, incorporación de nuevos cultivos y fomento sostenible del empleo rural no agrícola.

 

2        Capitalizar las mejoras logradas en el acceso y seguridad de la propiedad, y la eficiencia, efectividad y equidad en los mercados de bienes raíces para lograr los cambios necesarios e impostergables en otros sectores, principalmente el financiero.

 

3        Educar a todos en torno a la relación entre seguridad de la propiedad y seguridad del medio ambiente. Sin seguridad de la tenencia de la tierra es muy poco probable que se proteja el suelo, el agua, el bosque o la biodiversidad.

 

3.      Continuar cabildeando  activamente a favor de la voluntad política que ha producido hoy, como resultado tangible, el apoyo del vicepresidente argentino y a favor del interés de los países de invertir en los fondos de la MCC para mejorar el acceso y  la seguridad a la propiedad a través de transformaciones que aumenten la eficacia, eficiencia, confiabilidad y transparencia en la gestión de los sistemas propuestos. 

 

En nombre de nuestro vicepresidente, John Hewko, de Jolyne Sanjak y del mío propio les agradezco una vez más a los organizadores de este evento  su amable invitación. Y felicito a USAID y a Chemonics por su apoyo a los líderes aquí reunidos. Les deseo éxitos en el trabajo que van a iniciar. Bienvenidos a la globalización y les felicito por ser parte del grupo de líderes luchando a lo largo y ancho del planeta por lograr un mundo con prosperidad, justicia y paz.

Home bullet About Us bullet  Events Bulletin Board bullet Add Content bulletSearch Knowledge bullet Site Map bullet Register bullet Contact Us


LandNet Americas is a multi-partner virtual network serving a broad community of users.
It is managed by OAS/USDE with support from USAID

© 2007 Landnet Americas, All rights reserved.